sedentarismo-adelgazar

Claves para adelgazar: Más actividad física y menos sedentarismo (II)

sedentarismo-adelgazarActualmente el sedentarismo se ha apoderado de nuestras vidas, la gente se mueve mucho menos que en décadas pasadas, esto repercute directamente no solo en nuestro peso sino también en nuestra salud. La inactividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS), catalogó el sedentarismo como uno de los cuatro factores de mayor riesgo de muerte y estima que en el mundo 3,2 millones de defunciones anuales pueden atribuirse a esto. La realidad es que una vida sedentaria puede traer consecuencias para nuestra salud física y mental:

1) Propensión a la obesidad y peor gestión de las grasas por parte del organismo.

2) Dificultad para perder peso e imposibilidad de avanzar en dietas para adelgazar. 

3) Debilitamiento óseo y muscular. Más riego de osteoporosis.

4) Poca resistencia física y cansancio. Dificultad para subir escaleras, caminar, levantar objetos o correr.

5) Incremento del colesterol en venas y arterias. Problemas circulatorios y riesgo cardíaco.

6) Dolores y problemas crónicos de espalda.

7) Problemas digestivos.

8) Cansancio mental y menor resistencia a la ansiedad y al estrés.

Para tener una vida sana lo mínimo que se recomienda son 2,5 horas (150 minutos) semanales de actividad física aeróbica moderada o un mínimo de 75 minutos semanales de actividad aeróbica vigorosa, o bien una combinación equivalente de ambas. Como hemos comentado en el artículo sobre la importancia del ejercicio físico para adelgazar, la clave está en comenzar poco a poco con el objetivo de afianzar hábitos. 

Cuando empezamos un plan de reeducación nutricional para adelgazar o mejorar la salud, aparte de analizar la alimentación del paciente también valoramos la introducción de más actividad física en su vida (previa monitorización con algún dispositivo que la mida). Al principio la clave es siempre introducir nuevos hábitos fáciles de implementar. 

Por lo tanto es importante que dentro de tu día a día analices todas las posibilidades de incrementar tu actividad física. Por ejemplo: levántate cada hora si tu trabajo es sedentario (un recordatorio en forma de App puede ayudarte), baja una parada antes si te desplazas en transporte público, deja el coche y coge la bici o abandona el ascensor y sube y baja por las escaleras.

Si quieres adelgazar, mejorar tu calidad de vida o tu salud, disminuir el sedentarismo e incrementar la actividad física es una de las primeras vías para lograrlo. Si buscas un dietista online para que te ayude o necesitas asesoramiento personalizado sobre nutrición, salud y estilo de vida saludable contacta con iDietista.