dieta-perder-peso

Los 3 errores al empezar una dieta para perder peso

dieta-perder-pesoQuiero explicarte, después de unos cuantos años de experiencia, lo que para mí son los principales errores que comete una persona que quiere empezar una dieta para perder peso. Quizá te haya pasado también a ti, sobre todo si llevas años batallando con las dietas de moda del momento.

Existen 3 cosas que una gran mayoría de la gente hace mal y creo que puede ser interesante que las reflexiones antes de empezar cualquier tratamiento para perder peso.

Error 1) Plantearlo como una “dieta más”

La palabra dieta proviene del griego “díaita” que significa plan de vida. Sin embargo, en la actualidad, la palabra dieta esta desvalorizada y se asocia a prohibiciones, sufrimiento, hambre, malhumor… Sé que en el fondo no quieres ponerte a dieta, tu objetivo es perder peso, sentirte bien contigo misma y alimentarte de una forma más óptima y saludable. Para logarlo no es necesario hacer una dieta restrictiva más, que añada más ansiedad y problemas a tu vida. Nadie quiere pasar hambre, poner en riesgo su salud, perder tiempo y dinero y mucho menos sufrir el efecto rebote.

Las preguntas que debes hacerte en este momento son las siguientes: ¿Quieres perder peso al estilo tradicional o prefieres consolidar hábitos que perduren el resto de tu vida? ¿Seguir a rajatabla una hoja muy rígida o trabajar en un plan de vida (una “díaita”) donde aprendas de una vez por todas cómo relacionarte con la comida eficazmente?

Error 2) No pedir ayuda para perder peso

Frases como, “yo misma me lo hago sola”. “Con un papel y 4 menús puedo”. Estoy completamente a favor del DOY (hazlo tu mismo), existen muchos libros y material de excelente calidad para aprender a mejorar tus hábitos alimentarios y perder peso. Yo mismo he escrito El Arte de adelgazar sin hacer dieta con el objetivo de ayudar a las personas a generar un cambio con su relación con la comida. Pero no te engañes, si llevas mucho tiempo batallando con el mismo problema o con las peligrosas dietas milagro, necesitas una dosis extra de ayuda individualizada.

A veces, vemos muy claro que si el coche se ha averiado conviene llevarlo al mecánico, sin embargo cuando es nuestro cuerpo el que tiene problemas a veces lo enfocamos de forma algo distinta poniendo en riesgo nuestra salud.

Si te pusieras a arreglar el coche por ti misma, por mucho empeño que le pusieras, la única cosa que conseguirías es poner en peligro tu seguridad (y la de otros) conduciendo un coche “parcheado” por ti misma. Podrías estudiar para mecánica pero esto te llevaría muchas horas y difícilmente sea esta tu vocación. Con las dietas para adelgazar pasa algo muy similar.

Muchas veces nos cuesta acudir al profesional para que nos ayude.

Es importante que valores si el problema alimentario que tienes ahora mismo es lo suficientemente importante en tu vida como para que pidas consejo a un dietista-nutricionista cualificado y con experiencia en casos como el tuyo.

Resumiendo: plantéate si debes pedir ayuda, a mi entender saber pedir ayuda es siempre una fortaleza.

Error 3) Demasiados cambios a la vez

Somos humanos, para lo bueno y lo malo. ¿Crees que imponerte muchos sacrificios va ayudar que logres antes tus objetivos de pérdida de peso? Me encuentro con frases/afirmaciones de estas a menudo: “a partir de ahora voy a controlar mucho todo lo que coma, se ha terminado todo esto”. Acto seguido te recitan una lista con decenas de alimentos que (en teoría) no volverán a probar nunca. Por mis adentros pienso, ya empieza la prohibición.

Recuérdalo, un exceso de control NO puede durar mucho tiempo, acabarás transgrediendo.

El patrón es casi siempre el mismo: mucho control y restricción que termina desembocando en descontrol y sobreingesta. Lo que viene después es la CULPA… Acto seguido volverás a empezar el circulo controlando.

Así que, déjalo ya y plantéatelo de forma distinta: para peder peso hay que consolidar nuevos hábitos saludables empezando por aquellos cambios sencillos que marcan la diferencia (lo mismo sucede con el ejercicio físico).

Luego todo el mundo culpa la fuerza de voluntad. No dudes que tienes la suficiente, el problema es que la primera meta está demasiado lejana y terminas abandonando y dando por imposible la llegada (créeme, poniéndotelo tan difícil poca gente lo lograría).

Plantéatelo de forma distinta, evitando caer en estos tres errores. Existen otras estrategias para abordar la pérdida de peso de una forma mucho más inteligente. La idea es que no falles a las primeras de cambio y consigas consolidar un plan de vida a largo plazo que se adapte a ti des del minuto cero.


Únete a esta gran aventura. Te enseñaré a cambiar tu relación con la comida.

Apúntate al newsletter y consigue GRATIS mis 7 consejos para adelgazar sin hacer dieta.