picar-entre-horas

Cómo luchar contra “el picoteo entre horas”

picar-entre-horasPicar en exceso entre horas es una de las principales dificultades de los pacientes con obesidad cuando llegan a nuestra consulta. Suele ser una problemática que conviene solucionar, ya que la ingesta energética diaria suele aumentar mucho provocando que los problemas de peso se perpetúen en el tiempo. Pero ¿Cómo podemos encontrar una estrategia que nos ayude a minimizar esta sobreingesta de alimentos que se produce por picar entre horas?

Como en otras cuestiones alimentarias, tenemos que ir en busca de la causa real del problema. La mayoría de las veces, las tentaciones no provienen de una hambre real o fisiológica sino que son causadas por tensión o aburrimiento. Según la causa buscaremos una estrategia alimentaria que nos ayude a gestionarla.

Si picas por tensión…

En situaciones de estrés o tensión es muy posible que vayamos directos a la nevera y tomemos alimentos de forma compulsiva, pensando que así nos relajaremos. Si se detecta este tipo de comportamiento, desde iDietista te recomendamos que previamente hagas un ejercicio de relajación para adelgazar basado en la respiración diafragmática y posteriormente vayas en busca de los alimentos. El objetivo no es dejar de comer, sino aprender a gestionar la situación antes, para tener más capacidad de control después.

Si picas por aburrimiento…

Cuando nuestro estado de ánimo es el de poca motivación, normalmente, suele ocurrir que acabemos picando sin darnos cuenta de que estamos ingiriendo grandes cantidades de comida (por ejemplo delante de la televisión). Una vez un profesional nos haya dado pautas especificas de motivación, introduciremos una estrategia previa que nos distraiga y nos estimule. De ésta manera podremos crear un nuevo hábito que desasocie el acto inconsciente de comer por aburrimiento.   

Muchas personas desconocen que sólo introduciendo pequeños cambios de estilo de vida y aprendiendo a gestionar problemáticas como ésta tendrían una alimentación más sana y equilibrada. Saber identificar cuando el hambre es real o cuando buscamos determinados alimentos para satisfacer distintos estados de ánimo será clave para evitar que el picar pueda convertirse, al cabo de los años, en un problema de mayores dimensiones para nuestra salud.