fibromialgia-alimentación

Fibromialgia y Alimentación: 4 Claves para vivir sin dolor

 ¿Se puede mejorar la fibromialgia con un tratamiento de alimentación y dieta?

fibromialgia-alimentación

Es una pregunta que me hacen a menudo.

La realidad es que si padeces fibromialgia estás ante una enfermedad complicada puesto que en la actualidad no se conoce su origen.

Tampoco existe un medicamento eficaz que la cure, y los que existen, no exentos de efectos secundarios, van orientados únicamente a mitigar los síntomas, sobre todo a ayudar a controlar el dolor.

Por desgracia, la ciencia aún no ha encontrado las respuestas para este problema doloroso de salud que afecta a más de un 5% de la población, la mayoría mujeres.

Al desconocer sus verdaderas causas, no queda claro cuál es el profesional que debe tratarla, lo cual provoca un conflicto entre reumatólogos, neurólogos y traumatólogos.

Al mismo tiempo cada vez está cogiendo más fuerza e importancia la figura del psicólogo y del nutricionista en los equipos multidisciplinaress de profesionales de la salud que tratan esta enfermedad.

Por su sintomatología y el dolor que ocasiona existen en la actualidad diversas hipótesis y han surgido todo tipo de tratamientos que muchas veces, igual que pasa con las dietas milagro para adelgazar, están muy lejos de ser una ayuda real y eficaz para el paciente.

De todas formas como en cualquier enfermedad crónica, se puede mejorar, aprender a gestionar mejor el dolor y ganar calidad de vida.

Fibromialgia, alimentación y dieta

El problema de la fibromialgia con relación a la alimentación y la dieta radica en que los pacientes no tienen, una vez diagnosticados, una pauta alimentaria personalizada de tratamiento. Es por este motivo que un correcto abordaje dietético nutricional es importante tal y como sucede en un gran número de enfermedades.

Sobre fibromialgia y alimentación se han escrito centenares de cosas, la mayoría de las veces falsas, ambiguas o poco efectivas. Muchas de ellas prometen la curación de la enfermedad a través de los alimentos.

Por ejemplo existen dietas restrictivas anti-fibromialgia para la mejora del dolor o relaciones poco científicas de alergias alimentarias y fibromialgia, sensibilidades o intolerancias a alimentos, dietas por grupo sanguino, suplementos de magnesio, colágeno, dao y fibromialgia, etc.

Desde mi experiencia y a falta de que la ciencia avance con estudios más reveladores que los actuales, entiendo que el abordaje dietético nutricional de la fibromialgia es una pilar interesante y a tener en cuenta en el tratamiento.

Mi enfoque integral se basa en aplicar las estrategias que funcionan en la mayoría de pacientes y que permiten una mayor gestión del estrés y del dolor.

La nutrición y alimentación en fibromialgia, a día de hoy, tiene que ser enfocada como una vía más de actuación y que con sentido común hay que ofrecer a los pacientes unas pautas adaptadas que ayuden a mejorar su dolor y calidad de vida.

Fibromialgia y Alimentación: Las 4 claves para vivir sin dolor

A continuación, te presento algunas claves detetico-nutricionales y psicológicas que aplico con éxito con mis pacientes. Estas pueden servirte de ayuda para mejorar un brote de dolor y disminuir tu sufrimiento y malestar.

Por desgracia en la actualidad existen muchas personas, y sus familiares que viven desorientados ante este problema de salud.

Y parece que la cosa va a más.

Como nutricionista cada mes recibo decenas de mensajes de afectados pidiéndome orientación sobre este tema.

Por este motivo quiero explicarte más sobre el abordaje que realizo basado en mi experiencia profesional. Aunque conviene personalizar los tratamientos, lo que expongo a continuación es a modo de ayuda y orientación:

Clave 1. Trabaja el aspecto psicológico de la enfermedad

Igual que sucede en cualquier patología el aspecto psicológico es una dimensión que conviene abordar. En esta línea recomiendo trabajar con psicología cognitiva.

La psicología cognitiva puede ayudar al paciente a minimizar su estrés y a tener recursos en la gestión de su dolor. Según mi experiencia, el propio sufrimiento del paciente puede agravar sus síntomas y empeorar su dolor.

Además será importante trabajar, igual que sucede con algunos trastornos alimentarios, en algunas creencias irracionales del paciente relacionas con la salud, el exceso de responsabilidad, la culpa y el perfeccionismo.

Es importante que tomes consciencia de la importancia de tener una salud mental fuerte (casi de hierro) para poder abordar correctamente las dificultades que entraña esta enfermedad. Aunque requiere tiempo, es sin ninguna duda una excelente inversión a largo plazo para la mejora de los síntomas.

Existen psicólogos expertos con una gran comprensión y tacto hacia esta enfermedad, he tenido la suerte de trabajar con algunos de ellos y solo puedo hablar maravillas. Ponte en contacto conmigo si necesitas más información.

Clave 2. Fibromialgia, dieta y alimentación adecuada

Será importante trabajar algunos temas contigo mediante reeducación nutricional, enseñándote a distribuir correctamente los alimentos al largo del día, para evitar, por ejemplo, bajadas de azúcar, que puedan provocarte más fatiga.

De esta forma es recomendable asegurar un correcto aporte de alimentos saludables ricos en vitaminas y minerales, potenciando legumbres, frutas, verduras y frutos secos. De igual forma valoraremos la reducción de los alimentos que puedan ser perjudiciales según tu fibromialgia o que puedan estar ocasionándote algún tipo de malestar. En este caso es importante reequilibrar de nuevo tu alimentación para evitar posibles carencias alimentarias en el futuro.

También es importante la CALIDAD de los alimentos que te proporcionan energía, por lo tanto el aporte de carbohidratos complejos, no refinados, en forma de cereales y granos integrales también será algo destacado en tu tratamiento alimentario.

Como puedes ver, hay bastantes aspectos en lo que deberemos trabajar.

SOBREPESO OBESIDAD Y FIBROMIALGIA 

El control del peso es a día de hoy una herramienta eficaz para mejorar los síntomas.

En el caso de que padezcas sobrepeso u obesidad, muchas veces frecuente y que empeora el cuadro juntamente con la falta de ejercicio, tendremos que adaptar una alimentación fácil de cocinar y que no te suponga un sobreesfuerzo de ningún tipo para tu rutina diaria.

Algunas pacientes que llegan a la consulta del nutricionista por un tema de peso, también tienen fibromialgia. Muchas veces llevan tiempo haciendo dietas restrictivas para el control de peso, esto lejos de ser una solución, añade más tensión y más problemas a su vida.

Nunca, debes hacer una lista de alimentos prohibidos sin justificación, esto puede terminar siendo otra fuente de estrés que podría terminar empeorando el cuadro. 

En definitiva una alimentación personalizada que mejore tus síntomas y tenga en cuenta las características de tu enfermedad pude ser de mucha ayuda para una gran mayoría de casos.

Clave 3. Aprende a no focalizar tu atención en el dolor

Se han realizado algunos estudios en esta línea, desde mi punto de vista bastante reveladores. La realidad es que si el paciente se focaliza en sus sensaciones de dolor, este aumenta de forma considerable.

Centrarte en el dolor, perjudica el proceso por lo que deberás entender y trabajar el hábito que ayude a minimizar este problema realizando actividades placenteras que impliquen alejarse de la sensación dolorosa.

Comprender este aspecto es clave, ya que trabajándolo con constancia aprenderás a gestionar mejor el dolor y esto te ayudará a normalizar tu vida.

Clave 4.  Un correcto estilo de vida y el ejercicio físico son básicos

La mayoría de estudios así lo destacan. Una mejora de la fibromialgia se asocia a un correcto estilo de vida, sobre todo con un buen hábito de ejercicio físico (si quieres saber más puedes leer el siguiente artículo donde hablo de la importancia y los beneficios del ejercicio físico).

El sueño también tiene su implicación, y se han desarrollado distintas hipótesis al respeto. Lo que funciona a nivel practico, es establecer una correcta higiene del sueño respetando sus ciclos.

Por lo tanto juntamente con los otros aspectos antes citados, el ejercicio físico, adaptado a cada caso, será básico para ayudar a ganar bienestar y disminuir la percepción de dolor.

Fibromialgia y Alimentación: Resumen finalfibromialgia-alimentacion-dieta

Poder mejorar tu fibromialgia y vivir con menos dolor, no es cuestión de magia sino muchas veces de consolidar nuevas pautas saludables que mejoren tu enfermedad.

Existen muchas patologías crónicas donde el paciente encuentra mejoría cambiando algunos hábitos de alimentación y de estilo de vida que no le son favorables, esta es una de ellas.

Mi propuesta, desde iDietista, radica en dar soporte nutricional y supervisión a los afectados de fibromialgia cómodamente desde su casa mediante visitas online con el nutricionista.

De esta forma es posible enseñar y adaptar una  dieta y pauta personalizada de tratamiento, supervisada por un profesional y que contenga todos los elementos anteriormente citados (dietiético-nutricionales y psicológicos).

Para lograrlo, es importante ir paso a paso consolidando los nuevos hábitos adquiridos.  De esta forma es posible trabajar en paralelo con el tratamiento farmacológico actual del paciente con el objetivo de poder disminuirlo una vez el dolor se reduzca y el paciente tenga mayores recursos internos para poder gestionarlo.

El objetivo final no es otro que mejorar la calidad de vida del paciente desde un abordaje multidisciplinar, donde la alimentación y el estilo de vida juegan un papel destacado.

Si quieres puedes empezar a aplicar estas claves desde hoy mismo en tu vida y no dudes en contactar si necesitas una atención personalizada.


¿Quieres mejorar tu fibromialgia?